TIERRA DE PALABRAS (1983)

Comentario del libro: 

 Se publica este libro en 1983, en la medida que crece la poeta, Matilde Camus  va empoderándose de su libertad de expresión y expresa con firmeza sus opiniones. Descubre el hablar alto y sin miedo. Había vivido una juventud condicionada por los silencios y la dificultad para expresar opiniones contrarias a las imperantes.

Es el segundo libro en que la poeta echando una mirada a su alrededor, mira hacia fuera, alza su voz para denunciar las injusticias y se siente cercana al dolor que percibe.

Utilización del verso blanco para dar mayor intensidad a las palabras. Algunos de los poemas de este libro merecieron en el Premio Internacional de Poesía “ROSA DE ORO” Diploma de honor. Bilbao 1982. En su POEMA PRELIMINAR, hace un alegato a su Derecho de expresión.

La portada e ilustraciones han sido realizadas por la propia poeta, en uno de los momentos más fecundos de su trayectoria pictórica.

Acompaña el libro frases de Pablo Neruda y Alexandro Pronzato.

DERECHO DE EXPRESIÓN

Ejerzo mi derecho de expresión
y si alguno la diese
sentido equivocado

no siendo traductor de mi deseo,
ni del sentir profundo que me dicta
como fin de esperanza,
confunde la intención que me dirige..

Denunciaré los vicios
que mitigan la luz de antorchas nuevas;
seré elemento audaz
por cuanto mi cerebro, independiente,
no vive influenciado
 por las ideas de otros
y gritaré, con fuerza palpitante,
amplia en valor de espíritu,
que ansío alientos frescos:
más firmes,
 más sinceros,
mucho más positivos. 

Deseo se comprenda mi llaneza,
el vuelo renovado de mis alas
y el cristal generoso de mi voz,
sin pretender que sea lo certero,
lo ejemplar,
lo exacto,

aunque en todo momento mi nobleza
consiga pronunciarse honestamente
sacudida de amor. .

BUSCO PARA MI VOZ

Busco para mi voz
                                                                    la antigüedad perdida
del hueso y la substancia
de la tierra profunda y sus raíces
hormando sentimiento.

 Mi parte más sensible se rebela
al calar el sentido de los hechos
que no llevan auténtico equilibrio,
ni fortalecen gozos,
                                                                                    ni se muestran correctos
 en el tiempo. .

También mi pensamiento se debate
potenciando la voz, y las ideas,
agitando en la noche su mensaje
con crujido de sílabas
                                                                                           que estremecen silencios. .

ESCRIBO HONESTAMENTE

Escribo honestamente
con impulso sincero y obstinado
de espontáneo lenguaje,
las más firmes palabras;
                                                                            las que gritan, .

sin tregua ni descanso,
ante tantos abusos que andan sueltos
y no se les contiene;
ante medios usados sin decoro
para trepar mejor y más deprisa. .

Quisiera que mi voz
acertase a expresar mi pensamiento,
aunque nadie la escuche ni le capte. .

Mi cerebro
y el pulso emocional que hay en mi sangre
protestan duramente,
cuando el aire se llena de discordia
en vuelo de alfileres
                                                                      y de agujas. 

No pretendo probar
todo lo que percibe mi razón
y resume con crítica
                                                                 mi canto;
pero,
                             sí
                                                                                          denunciar cuanto me inquieta                                                                                                   y acuchilla mi ser profundamente.

CON FUERZA DE UNIVERSO .

Deseo la honradez para mi pluma,
la verdad impulsora,
la realidad sin mancha,

Pido a cambio.
                                                                                    con fuerza de universo,

los derechos que el hombre niega al hombre,
la desaparición de tanto engaño,
tanta moral elástica,
tantísimas promesas sin efecto,
y tanta vanidad
                                                                                      que va mermando
el canto adolescente.

La nitidez de luna se recuesta
dorada, sobre el labio que no miente,
y quiere ser auténtica.
                                                                                        No obstante

es posible se sienta confundida
por voces que, debieron ser sinceras,
falsean los conceptos
y esconden situaciones de torpeza
con sonrisa de estatua.

SIGUE

Sigue…
Sigue aumentando el paro en las esquinas
y brota el descontento
                                                                                 hasta en las piedras. .

Temblores de furor
generan rebeldía de raíces
y sentimientos que hablan de violetas
parten el corazón. .

Los pensamientos, fríos, se refugian
sin lucha sobre escajos. .

Se barajan los odios. Hay violencia
y una eterna elegía sin acento
nos cubre la esperanza
                                                                                               con crespones de luto,

con secuestros y angustia sin violines.
Sólo rumor de simas olvidadas.

PALABRAS

Palabras…
                                   Palabras…
                                                                                 Palabras…

Somos tierra de palabras
y es urgente ser tierra de provecho,
de direcciones claras,
de creación ingente
                                                                                                     respetando ideales.

Llevamos en el alma
un cansancio de siglos, se aminoran
nuestros bellos deseos, se retarda
la donación filial de las conciencias
ahogadas en palabras…
Palabras…
                                             Palabras…
                                                                                          Palabras…

Hemos de mantener sin abandono
la antorcha del amor; única fuerza
que conmueve.
                                                                                                                  que logrará se salve

el sentimiento limpio, sin que muera
la Paloma simbólica
que, atravesando azules infinitos,
podría liberarnos
del falsario color de las palabras…
Palabras…
                                          Palabras…
                                                                                        Palabras…

QUE NO QUIERO, NO

                                                               Que no quiero, no.

 No quiero que los campos agonicen,
ni quiero que se nutran amapolas
con sangre a borbotones.
Quiero que sigan verdes o amarillos,
 con ríos de esplendor,
 con maizales esbeltos y fecundos,
 con trigales dorados,
con pámpanos de recia arboladura
en granazón de fruto.
                                                                                              Que no quiero, no.

         No quiero contemplar la ira del pueblo
  caminando sin freno
por sentirse olvidado y zaherido,
atropelladas sus prerrogativas
por la injusticia humana.
Ni las fúnebres lágrimas de esposas,
madres,
 hijos,
destilando preguntas de amargura
 ante cuerpos helados para siempre.
 Porque somos hermanos
debemos conseguir la comprensión
y llegar al amor de convivencia.
                                                                                                  Que no quiero, no.

     No quiero ser testigo de tinieblas
en el duro penar de lo imposible
 o en la noche angulosa de los seres;
ni del hierro nefasto, sostenido
por unas manos jóvenes de muerto
 sobre la tierra fría,
junto a la soledad sin nombre.
                                                                                Que no quiero, no.

      No quiero que la mar, loca de angustia,
vea como se cierne la guadaña
en el naufragio horrendo de la tierra
que abraza diariamente;
  porque todas las caras son de fiera,
  todos los pensamientos son de fiera,
 todo tiene cara de fiera
 como el odio,
 el egoísmo,
 la codicia,
 el ansia de vivir protagonismo
o alzarse en el poder
sin generosidad de causa.
También la frialdad del hombre
 y su atropello
tienen cara de fiera;
pero, las fieras tienen corazón. .

BUSQUEMOS EL AMOR

No busquemos amor entre las piedras
que no cambian ni mudan de postura,
que siguen en un orden invariable
de tiempo y de distancia
en el mundo ancestral
                                                                          de su principio. 

Su larga permanencia en el paisaje
cubre polvo de siglos y silencios. .

Busquemos el amor entre los hombres
que, pareciendo fríos, perciben
las fuerzas circundantes; que son fieles
al mando del deber y el sentimiento
y pueden caminar,
                                                                          con amor y con fe,

al logro primordial de la esperanza. .

ES LA HORA

Es la hora del alba, sin temores
hemos de cosechar espumas vírgenes
para cubrir los baches
                                                                                         que quedaron atrás,

a la espalda del aire.

 Es la hora del tiempo, enamorado
del campo y los cultivos, que granará los frutos
salpicando de amor mieses y viñas. .

Es la hora entrañable de la siembra
que habrá de germinar
                                                                         mirando al cielo,

repartiendo calor de múltiple cosecha,
abrazando con fuerza los valores
del corazón del hombre. .

Es la hora del alma. Se subliman
los pensamientos diarios
y hemos de hacer el brindis más perfecto,
para poder alzar nuestra esperanza
sobre la propia vida.

ERAN NUESTROS DE TODOS

Hubo un millón de muertos,
-algunos más de los que controlaron-
que se llevó la tierra a sus entrañas
y allí siguen, dormidos,
                                                                                          con vínculo fraterno.

Se marcharon como ola furtiva,
sin retorno, con sangre, por sorpresa.
Cruzaron sombras, sanearon tallos,
y prestaron la fuerza de su vida
al suelo ametrallado,
                                                                                            empobrecido y gris.

Bajaron sin pupilas,
amarillos de cera para siempre,
oliendo a yerba, a trigo, a olivas verdes,
a tomillo de monte, a yerbabuena;
ajenos al color,
                                        al aire,
                                                                       al tiempo.

L a sencilla llegada de sus huesos
sólo encontró a la tierra
con el abrigo inmóvil de su entraña 
que,
                                         gestando silencio,

apagó los sollozos exteriores
para que se estrechasen como hermanos.

Aquel millón de muertos, elegidos,
-algunos más de los que controlaron-
eran nuestros,
                            de todos;

eran padres de nuestra breve vida;
hijos, por su estrenada juventud,
de los actuales años que contamos.
Por tanto,
                  por ellos,
                                     por todos,

recordemos tan sólo lo sublime;
unamos con amor manos y espíritu,
en afán colectivo y solidario
de convivencia plena.

PROFUNDAMENTE UNIDOS

Respeto, amor, justicia,
profundamente unidos, hermanados
entre todos los seres,
                                 nos darán

la virtud entrañable del deber
y fundirán, en pétalos de cielo,
la conjunción valiosa de los días.

Nos hablarán del campo de lo exacto,
apartando violencia y ambición;
llenando nuestros ojos

                                    de sosiego;

nuestra mente
de perfecto sentido intemporal,
con valores inmensos,
haciendo nuestro mundo

                                         más sensible.