VUELO DE ESTRELLAS (1969)

Comentario del libro: .

En el año 1969 se publican dos libros de Matilde Camus: VOCES  y éste con 13 poemas: VUELO DE ESTRELLAS. Libro que surge de los sentimientos que le suscita la incorporación de su segundo hijo, a la Academia General, del Ejercito del Aire de España en San Javier. Murcia.

Fue prologado por D. Rafael López Peña, quien era el Coronel Director de la AGA y lleva al inicio una dedicatoria: “A mi hijo, Francisco Javier Guisández, Teniente de Aviación del Ejercito Nacional del Aire, a la 21 Promoción a la que pertenece”.se regaló el día de la entrega de Despachos a cada uno de los 52 Tenientes de la promoción..

La portada es obra de Justo Guisández, su esposo. .

CANTO DE AMOR

Llevo abiertos los ojos hacia el Cielo.
Voy trazando caminos de alegría.
El esfuerzo va en mí, noche tras día,
en este acto de amor, lleno de celo.

A Ti dulce María, a tu consuelo,
a tu mirada azul de valentía,
debo mi gran pasión. Es ya tan mía
que soy parte del aire cuando vuelo.

Señora de Loreto, abre tu manos,
deja caer alientos sobrehumanos
sobre el fuerte motor, sobre sus ejes.

Yo sé que te enamoran las alturas
que, cuando yo despego, te apresuras
y sentada en las alas me proteges.

VUELO DE ESTRELLAS

Hay latidos en el aire
de corazones abiertos.
Hay escarchados sentires
en los azules senderos.
Hay mil pisadas de pájaros
con alas en desperezo.
Allá arriba, en el espacio,
hay mil ojos bien despiertos.
Misterios de luces verdes
que llenan mis pensamientos.
Cientos y cientos de pulsos
en constelados aceros.
Amaneceres partidos
por esos aviones nuevos
que tú irás a pilotar
mientras yo trenzo mis rezos
Madre…¡Quiero ser piloto!
Para bañarme en luceros,
para embriagarme de Luna,
para llenarme de cielo.
Hijo…¡Quiero ser poeta!
Para soñar con tus sueños,
para alfombrarte de rosas
esas rutas de tus vuelos.
Para deshacerme en flores
sobre las nubes y el viento,
marcando bien los caminos
que te ayuden al descenso. .

RUTAS DE GLORIA

Con potencia y majestad
tu T6 sigue volando.
Cruzas rápido y seguro
con el centraje en los planos.
Te sigo…, no alcanzo a verte…
las nubes te han ocultado
y en el pañuelo del aire
mis lágrimas se han secado.
Rutas libres de firmeza,
de vida, de gloria y llanto;
por esas mieses difíciles
la brisa se cae temblando.
Almas vitales, de anchura,
en despliegue soberano,
van recogiendo suspiros
de otros mundos planetarios.
Centro de escucha. Las hélices
al rugir en el espacio
frenan mi ansiedad de espera
moviendo en rezo mis labios. .

PÁJARO DEL REVÉS

El sol te riega los pies
porque has invertido el vuelo,
porque vuelas del revés
y llevas por suelo el cielo.
Los atalajes se aflojan
hay que luchar con aguante.
Cara y cuello se sonrojan
y el alma te grita, ¡avante!
La gravedad se acelera,
el músculo se estiliza
y el pañuelo es cual bandera
que al sol y al aire se riza.
En “looping” saltas y subes
al cabalgar sobre el viento.
Lejos, silencio de nubes
y un planeta polvoriento. .

HORIZONTE ABIERTO

Tu T6 lame los montes
entre los labios sinceros
y las sonrisas del aire
que te bañan en incienso.
Vas llegando a la ciudad
lleno de horizonte abierto
y piensas que te has perdido
o ha terminado tu sueño.
El serpentín de las calles,
entre los negros aleros,
no es ese mar infinito
de tus azules senderos.
No dudes más, retrocede,
vuelve al espacio sereno
pleno de cumunolimbos
que doran tus pensamientos. .

TU ALMA ES UN LUCERO

-Al Teniente de aviación Rufino Canales-
Cuatro avionetas llegaron
como cuatro pensamientos,
como cuentas de rosario,
como plegarias al viento.
Cuatro fornidos pilotos
han llegado desde lejos:
el alma deshecha en lágrimas
y llantos de adiós postrero.
Te elevan los cuatro en alto
hacia el camino del cielo,
sendero final soñado
cuando finaliza el sueño.
Llegas al trono de honor,
“la Inmortal” guarda tu puesto
y sorprendidas estrellas
habrán salido a tu encuentro.
Cuatro de ellas te reciben
con sus seis puntas de fuego.
Una, es la estrella galana
de la Virgen de Loreto.
Dos, las estrellas doradas
que ganaste con esfuerzo:
estrellas de vocación,
escalas del firmamento.
Y por último, la estrella
más rutilante en destellos,
la estrella de la Vida Eterna
que Dios da a sus predilectos.
Por ti lloran, hoy, “las Águilas”
y los ángeles del cielo.
De ternura desbordada
se cegarán los luceros,
porque estás alto, ¡tan alto!,
como eran tus pensamientos
y tus ansias juveniles…
y tus sueños… y tus rezos…
Como madre de un teniente
¡déjame enviarte un beso!
que mi alma siente tu ausencia
con dolor casi materno. .

CANTO DE ESPERANZA

Señora de Loreto, en alto vuelo,
vivo la hermosa gloria de la altura,
nimbado de ideales y bravura
o hambriento de los brazos de Tu cielo.
 .
Rotunda es la emoción de fuerte anhelo
que gozo en los caminos de aventura.
Tu espíritu aviador vuelto ternura
abre a mi ser la flor de su desvelo.
 .
Ven junto a mí, Paloma de delirios,
dame las blancas manos de tus lirios
y seguiré por rutas con bonanza.
 .
Si falla el corazón de los motores
que sea red tu manto, hecho de amores,
o se transforme en alas de esperanza.