VIVIR…SOÑAR…SENTIR (2005)

Comentario del libro:

Libro publicado en 2005, cuando Matilde Camus de 86 años, tenía su mente envuelta en bruma, aunque aún leía sus poemas con su perfecta entonación. Es un libro homenaje que su esposo Justo Guisández auspicia y alienta. como indica en su breve Prólogo D. Francisco Javier López Marcano. Consejero de Cultura del Gobierno de Cantabria.

Consta de 55 poemas, inéditos en su gran mayoría y que nos invitan a realizar un viaje a través del mundo de sueños e ideales de Matilde Camus, que siguen pujantes en cada una de las líneas.  El título estaba en los Manuscritos de la escritora, había sido pensado por Matilde Camus antes de sucumbir a la perdida de recuerdos, junto a él la referencia a Hamlet: “Vivir, dormir, morir: soñar acaso…”

Hermosos poemas con la sabiduría de los años, algunos bellísimos poemas de amor maduro, dedicado a su esposo y uno dedicado a su madre: AL DEJARTE MI BESO

La portada es la pintura que en 1982, había realizado la poeta y a la que había dedicado un poema: AMOR EN EL TIEMPO. Está lleno de reflexiones de muchos de sus referentes:  Mario Vargas Llosa, “Hay que aceptar que el sueño forma parte de la realidad”, también de Vicente Aleixandre, Jesús Pindado, Hugo Bretti,  Gerardo Diego, Rabindranath Tagore, Dostoievski, Antonio Gala, Willen Dafoe, Espronceda, Jack Miles.

 ACTIVO LOS SENTIDOS

Retengo cuanto vivo, lo declaro
espontánea y sincera, sin escollos;
con palabra vibrante,
transformando en coral mis emociones
                                                                                                     sin salirme del cauce.

Con gran pasión, activo los sentidos
junto al calor del alma: fiel consuelo
substancial de equilibrio,
impulsor de la mente en floración
                                                                                                          mostrándose sumisa.

Aún así, mis palabras se desbocan
con fuerza inusitada, sin quererlo.
Es mi interior vehemente
que, soltando ataduras, se derrama…
                                                                                                                   vértigo en sentimientos.

VENCER TODA INQUIETUD

Enjoyar el invierno de la vida;
recibirle con lo bueno y lo malo
que pueda depararnos,
aún siendo a paso lento; ya costoso
al clavarnos espinas…
                                                                                   en tiempo desolado.

Seguir dorando amor en los sentidos
con la más fuerte unión:
vertiente aliada, impulso que mantiene
latiendo sin vacía,
entre el noble refugio del encanto
                                                                                   y la mayor dulzura.

Vencer toda inquietud, sobreponerse
con lid enamorada,
porque el aire es distinto cada día:
nos renueva el vigor de la sangre
y seguimos aún juntos, abrazados,
                                                                                     sin detectar helada…

LA MENTE SIGUE ALERTA

Con reflexión serena, ya madura
en tiempo concentrado,
la mente sigue alerta… nos libera
inspirándonos sueños y emociones
devanados sin pausa,
                                                                                    entre aurora y ocaso.

Por ser íntima en diálogo
y confortante en cálidos hervores
mi acento brilla puro,
crecido, al desasirse de dilemas
hebrando claridades…
                                                                                                que eleven el espíritu.

La belleza del alma suple al duelo
ante todo desánimo;
ella aporta el deseo de vivir
con la fértil semilla de su aliento,
impulsora de tiempos en lozanía.

LOS AÑOS NO CUENTAN

Me florece el amor cada mañana
como naciente Sol,
aumenta su esplendor igual que el día,
elevando fulgores
en suma exaltación, bella en respuesta
                                                                                               y, los años no cuentan…

El momento es sutil, la hora suprema,
la mirada más dulce y expresiva
en matices amantes; se sublima
la poderosa unión: juntos los cuerpos
se anula toda niebla.


El día crece limpio, enardecido
sin sombra ni rompiente;
los latidos se suman, pleno gozo
conjuntando ventura;
el corazón jovial, ¡siempre anhelante!
                                                                                                        y, los años no cuentan…

SOY PASIONAL

Soy pasional, vehemente
al mostrar emociones, sentimientos,
ideas que me asaltan…
pregonando con fuerza todo anhelo
                                                                                                  estallante en latidos.

A veces se suavizan, se subliman
les describo conforme esté mi ánimo
y freno la tormenta,
por no crear dolor con mis palabras.
Siendo bello consuelo no hacer daño,
trato de sosegarme,
hasta cuando me agobia la injusticia
o el gran retorcimiento de los hechos
                                                                                        que surgen cada día

Me domino, reajusto mi sentir
con plena voluntad, con fortaleza
al exponer mis juicios…
que pueden ser equívocos, no gratos.

VOLAR LIBRE

¡Quisiera volar libre!
Y estoy sujeta a lucha cotidiana
por deber sin espera:
exigencias que frenan todo impulso
                                                                                         de intuiciones que albergo.

¡Quisiera volar libre!
Y lo diario me anula los deseos
para seguir dichosa…
con alas desplegadas, enfilando
                                                                                caminos inmarchitos.

¡Quisiera volar libre!
Y me detiene el tiempo con su marcha
veloz, cruel enemigo que cercena
mis fuerzas y proyectos…
                                                                                           prisionera en su agobio.

 SOÑAR.. SIEMPRE SOÑAR

Soñar…siempre soñar…amando
la luz que no perece; que redime
y acuna nuestra vida en todo tiempo
con sufrimiento o trinos…
La que aromada en pétalos de Cielo
se derrama en el Cáliz que adoramos.
Soñar…siempre soñar…amando
la alegría del Bien, la que libera
al dar su bella Luz de Eternidad.
Soñar…vibrar…
imantando quimeras que son vida
con sólo imaginarlas.
Soñar…Siempre soñar…amando
la Gloria indefinida; Su pureza
de alborada sin fin, junto al Amor,
temiendo no alcanzarles. Más, la esperanza
fortalecida en Sol…
                                                                             faculta y tranquiliza.

 CARICIOSO DE SOL

Caricioso de sol posas tu mano
sobre mi piel, radiando mediodía.
Tu devoción tangible, toda mía,
me dará dimensión de fin humano.


Galopan los corceles en el llano
y un ramillete, rojo de alegría,
despliega sus corolas a porfía
aumentando sazón de miel y grano.


El corazón se tiende, se reclina
en un vergel sin sombra. Se adivina
el influjo total de la existencia


y, en la secreta flor de terciopelo,
donde la gracia lleva luz de cielo,
desarrolla la vida su potencia.

SI ME FALTAS

Con plenitud que dora mi contento
se satura el instante de tenerte;
pero vuelvo a soñar con poseerte
y vivir la emoción de tu elemento.


De coral y de seda va mi acento
pregonando delicia, por la suerte
que grana mi razón. La misma muerte
no menguará el delirio que sustento.


Si me faltas me quiebro como el día.
La vida sin tu amor fuera agonía
prolongada en angustia sin consuelo.


Moriré si me dejas. Si la ausencia
me prohíbe gozar de tu presencia,
no habrá sol en el área de mi cielo.

CÁLIDA EMOCION

Que ternura en mi cuerpo.  Qué reposo
al despertar, amor, siempre a tu lado.
Saber que todo es real. Que no he soñado
dormir entre tus brazos, fiel esposo.


Qué cálida emoción. Qué luminoso
se me presenta el día. Qué poblado
está mi corazón y qué abrigado
mi pensamiento, amante silencioso.


Qué cántico de luz y de rocío.
Qué mañana de cielo, todo mío,
si camino a tu lado sin tropiezo.


Por saber que me quieres, sin reserva,
disfruto más del sol y de la yerba,
y hay más bondad en mí si canto o rezo.

HE VUELTO A CAMINAR

He vuelto a caminar por el pasado,
por el tiempo que fue tan sólo mío.
Le vi tan solitario, tan umbrío,
que dirigí los pasos a otro lado.


Ahondando mi visión he recordado
el amor de mi madre, fiel rocío
que no debo olvidar. Puso albedrío
a mi niñez sin madre y sin cuidado.


Pudo vencer aquella etapa triste
porque tú, padre mío, me quisiste
con doble corazón, lleno y abierto.


También logré equilibrio, día a día,
pensando que hay un Dios que ya tenía
dispuesto mi destino en su concierto.

EL TIEMPO NO SE PARA

El tiempo ríe o sangra cada día,
tiene sabor de hogar y de trabajo.
El combate profundo de su tajo
a todos nos lesiona o nos vacía.


El tiempo no se para, no confía,
no se rinde siquiera al agasajo;
camina velozmente y a destajo
hasta hacernos gritar con rebeldía.


Es amor, es tormento desatado,
nos da vida, nos hiere sin cuidado,
y jamás se detiene ante el sollozo.

Un día nos ofrece abiertas rosas
y, al siguiente, nos quita tantas cosas
que arroja nuestras ansias en un pozo.

EL MAS DURO COMPAÑERO

El tiempo es el más duro compañero
que tiene nuestra sangre, como hermano
palpita sin cesar en nuestra mano
y vivimos su pugna de viajero.


Es Pegaso de vuelo traicionero,
sin galopar continuo es un arcano;
quimera de estaciones, monte, llano,
pulsos de sol, rigores de aguacero.

Es inestable ritmo que aglutina,
nos sacude con fuerza, esquina a esquina,
menguando a cada paso nuestro intento.

cuanto más le seguimos más se agita,
hasta que su correr nos precipita
y, cautivos, quedamos en el tiempo.

AL DEJARTE MI BESO

Me dejó tu hermosura tan temprano
que el corazón me duele sin medida,
sin comprender la oscura amanecida
que el otoño me trajo de la mano.


Toda mi sangre se rebela en vano
por el quiebro violento de la vida.
Y sufro, al revivir tu despedida,
con dolor impotente por humano.

Aun logrando la calma bienhechora
seguiré visitando, como ahora,
el lugar donde habitan tus raíces

y, al dejarte mi beso con cuidado,
te sentiré en el roce emocionado
del aire, que repite cuanto dices.

EL TIEMPO ES MI DESTINO 

El tiempo es mi destino de poeta
porque siento el pasado en verso puro,
y vivo mi presente; hasta el futuro
le sueño o le adivino cual profeta.


A todo tiempo mi alma va sujeta
sin dejar el acento verdeoscuro
que revela lo inquieto, lo inseguro,
con la clarividencia más concreta.

El tiempo en mi persona es un racimo
que suda sin cesar. Yo le sublimo
en la limpia vertiente de mi pecho.

Sacio mi sed de siempre, prolongada
en el hoy, el ayer, y en el mañana.
Escribo con la fuerza del derecho.

AMOR POR CADA COSA

A veces siento amor por cada cosa;
por cada leve paso en el camino;
por el afán que suma y se hace lino
para mejor hebrar donde se posa.


Unas veces en verso, otras en prosa,
voy dejando carisma. Es el destino
-alborozado tiempo o duro espino-
quien dirige mi sangre misteriosa.

Amo. Y amar me vuelve tan sencilla
como un grano de trigo, una semilla,
una silvestre flor al aire abierta.

Amo porque me llena, aunque la vida
mortifique mi carne estremecida.
Floreceré al amor después de muerta.