TIERRA DE PALABRAS

 

Comentario del libro: 

 La autora va empoderándose de su libertad y expresa con firmeza sus opiniones, descubre el hablar alto y sin miedo, pues había vivido una juventud condicionada por los silencios y la dificultad para expresar opiniones contrarias al entorno.

Es el segundo libro en que la poeta echando una mirada a su alrededor, mira hacia fuera, alza su voz para denunciar las injusticias y se siente cercana al dolor que percibe.

Utilización del verso blanco para dar mayor intensidad a las palabras.

 La portada e ilustraciones han sido realizadas por la propia poeta, en uno de los momentos más fecundos de su trayectoria pictorica.

Acompaña el libro frases de Pablo Neruda y Alexandro Pronzato.

 .

DERECHO DE EXPRESIÓN

Ejerzo mi derecho de expresión

y si alguno la diese

sentido equivocado

no siendo traductor de mi deseo,

ni del sentir profundo que me dicta

como fin de esperanza,

confunde la intención que me dirige.

 .

Denunciaré los vicios

que mitigan la luz de antorchas nuevas;

seré elemento audaz

por cuanto mi cerebro, independiente,

no vive influenciado

por las ideas de otros

y gritaré, con fuerza palpitante,

amplia en valor de espíritu,

que ansío alientos frescos:

más firmes,

más sinceros,

mucho más positivos.

 .

Deseo se comprenda mi llaneza,

el vuelo renovado de mis alas

y el cristal generoso de mi voz,

sin pretender que sea lo certero,

lo ejemplar, lo exacto,

aunque en todo momento mi nobleza

consiga pronunciarse honestamene

sacudida de amor.

 .

BUSCO PARA MI VOZ

Busco para mi voz

la antigüedad perdida

del hueso y la substancia

de la tierra profunda y sus raíces

hormando sentimiento.

 .

Mi parte más sensible se rebela

al calar el sentido de los hechos

que no llevan auténtico equilibrio,

ni fortalecen gozos,

 ni se muestran correctos

 en el tiempo.

 .

También mi pensamiento se debate

potenciando la voz, y las ideas,

agitando en la noche su mensaje

con crujido de sílabas

que estremecen silencios.

 .

ESCRIBO HONESTAMENTE

Escribo honestamente

con impulso sincero y obstinado

de espontáneo lenguaje,

las más firmes palabras;

las que gritan,

 .

sin tregua ni descanso,

ante tantos abusos que andan sueltos

y no se les contiene;

ante medios usados sin decoro

para trepar mejor y más deprisa.

 .

Quisiera que mi voz

acertase a expresar mi pensamiento,

aunque nadie la escuche ni le cate.

 .

Mi cerebro

y el pulso emocional que hay en mi sangre

protestan duramente

cuando el aire se llena de discordia

en vuelo de alfileres y de agujas.

 .

No pretendo probar

todo lo que percibe mi razón

y resume con crítica mi canto;

pero, sí denunciar cuanto me inquieta

y acuchilla mi ser profundamente.

 .

SIGUE

Sigue…

Sigue aumentando el paro en las esquinas

y brota el descontento

hasta en las piedras.

 .

Temblores de furor

generan rebeldía de raíces

y sentimientos que hablan de violetas

parten el corazón.

 .

Los pensamientos, fríos, se refugian

sin lucha sobre escajos.

 .

Se barajan los odios. Hay violencia

y una eterna elegía sin acento

nos cubre la esperanza

con crespones de luto,

con secuestros y angustia sin violines.

Sólo rumor de simas olvidadas.

 .

BUSQUEMOS EL AMOR

No busquemos amor entre las piedras

que no cambian ni mudan de postura,

que siguen en un orden invariable

de tiempo y de distancia

en el mundo ancestral de su principio.

 .

Su larga permanencia en el paisaje

cubre polvo de siglos y silencios.

 .

Busquemos el amor entre los hombres

que, pareciendo fríos, perciben

las fuerzas circundantes; que son fieles

al mando del deber y el sentimiento

y pueden caminar, con amor y con fe,

al logro primordial de la esperanza.

 .

ES LA HORA

Es la hora del alba, sin temores

hemos de cosechar espumas vírgenes

para cubrir los baches

que quedaron atrás,

a la espalda del aire.

 .

Es la hora del tiempo, enamorado

del campo y los cultivos, que granará los frutos

salpicando de amor mieses y viñas.

 .

Es la hora entrañable de la siembra

que habrá de germinar mirando al cielo,

repartiendo calor de múltiple cosecha,

abrazando con fuerza los valores

del corazón del hombre.

 .

Es la hora del alma. Se subliman

los pensamientos diarios

y hemos de hacer el brindis más perfecto,

para poder alzar nuestra esperanza

sobre la propia vida.