LA PREOCUPACIÓN DE MIGUEL ÁNGEL

 

Comentario del libro: 

.

Es un libro lleno de ternura, inspirado en el hijo mas pequeño de la autora y en una pregunta que éste le hizo, cuando de pequeño al regresar del colegio se acercó a ella, y le habló sobre las inquietudes que le habían generado unos comentarios de unos compañeros sobre el inicio de la vida.

.

Matilde Camus lo dedica a “sus amiguitos”, pensando en los más pequeños y les anima a colororearle para que pongan en juego su imaginación y dotes pictóricas.

.

LA PREOCUPACIÓN DE MIGUEL ÁNGEL

.

Un niño estaba muy triste

cuando al colegio llegó.

Su mamá le había dicho

que le halló bajo una col.

 .

A su amigo Miguel Angel,

sin dudarlo, le contó

la gran pena que sentía

por la forma que nació.

Miguel Angel, pensativo,

a su casa regresó

y abrazando a su mamita

con rapidez preguntó:

 .

Dime, mami, ¿Dónde y cómo

me encontraste, por favor?

¿Fue en un cestito de mimbre?

¿Fue en el fondo de un cajón?

 .

¿Fue debajo de unas flores

o dentro de algún farol?

Dime, mami ¿Dónde y cómo

he podido nacer yo?

 .

La mamá de Miguel Angel

con ternura le miró.

Le apretó contra su pecho.

En la frente le besó.

 .

Y levantando la cara

de Miguel. su hijo menor,

con voz aterciopelada

sus preguntas contestó.

 .

Mi preciosa criatura.

Encanto mío. Mi sol.

Enseguida he de decirte

cómo tu vida empezó.

 .

Primero formabas parte

de la mente del Señor.

Más tarde, Dios bondadoso

quiso darte más vigor.

 .

Buscó a papá de ayudante

quién, con profunda emoción,

una semilla preciosa

dentro de mí derramó.

 .

Ya eras polen de vida.

Eras germen de calor.

Ibas creciendo… creciendo…

dentro de mí con amor.

 .

El tiempo, siempre adelante,

te daba forma y color.

Yo fuí la tierra fecunda.

Tú eras divino temblor.

Mi cuerpo entró en plenilunio

y como una flor se abrió.

Tu, rey mío, mi esperanza,

naciste de su interior.

 .

Mis brazos te recogieron.

Mi regazo te acunó.

Mis senos te amamantaron

con su regalo mejor.

 .

Así, vida de mi vida,

eres parte del Señor.

El te puso a mi cuidado

y papá fue el mediador.

 .

Eres carne de mi carne,

sangre de mi corazón.

Eres hijo de mi entraña;

pero la Esencia es de Dios.