CANCIONERO DE LIÉBANA

 

Comentario del libro:

.

Lugar de peregrinación y esperitualidad en Cantabria, con este sentimiento se aproxima Matilde a los pueblos que componen esta bella zona, quiso dedicarlo desde la primera hoja “A todos los lebaniegos y a los que llegaran a esa bella zona en el futuro, fervorosamente o buscando paz y belleza”.

.

En uno de los viajes del matrimonio a esa bella tierra, descubren unos versos en piedra ensalzando las Serranillas del Marqués de Santillana a la mozuela de Bores y sale en defensa de su honor con el poema RÉPLICA AL MARQUÉS DE LAS SERRANILLAS, que fue musicado por el Maestro D. José Ramón Martínez Hernani, que fue Presidente del Ateneo de Santander, en el interior del libro puede verse la partitura.

.

El libro fue prologado por Florencio de la Lama Bulnes, Director en aquel momento del periódico “EL DIARIO MONTAÑES”.

.

La portada fue realizada por Justo Guisández y dentro del libro hay un retrato de Matilde, realizado por el pintor Emilio Hermosa.

 .

QUIERO ALZARME

Quiero alzarme del polvo de la tierra.

Ser poesía pura, ser palabra,

para ascender en recto pensamiento

de equilibrio, de fruto, de plegaria.

Así podré rezar si llora el Cielo

trasmutando dolor en esperanza.

Con ternura en las manos, en puntillas,

secaré con amor tan dulces lágrimas.

 .

Quiero alzarme del polvo de la tierra.

Vagar por el espacio en paz, callada,

meditando en el tiempo los errores

hasta borrar de mí todas las faltas.

Así podré cantar si canta el Cielo

derramando alegría con el alba.

El vigor expresivo de mi acento

limará las aristas que me nazcan.

 .

¡RESPONDENOS!

Has conocido el tacto de la muerte,

la entrega universal del mediodía,

al Cristo lacerado en demasía

que bendijo el momento de tenerte.

Un clavo taladró tu Leño fuerte

llegando a traspasar en su porfía

la substancia humanada, la energía

redentora, pilar de nuestra suerte.

 .

Y puesto eres alivio de quien pena,

llagado por el mundo y su condena,

¡respóndenos y seca nuestro llanto!

 .

Conmuévete Madero hasta la hondura

que reflejando luz en la hermosura

destruirás la angustia del quebranto.

 .

ATALAYA DE AMOR

Atalaya de amor. Liébana pura.

Tierra donde la voz vive silencio,

se hace piedad, ternura peregrina,

con profunda razón de sentimiento.

Sólo tú, manantial de luz y escarcha,

apagarás la sed de los romeros,

esa sed tan antigua como el hombre

y tan llena de polvo como el tiempo.

Empolvados de duda y esperanza

caminamos a ti con ojos nuevos,

con estrenados labios donde crecen

escozores de culpas entre rezos.

Continuamos… Y el alma va cantando

la magnitud gozosa del encuentro

al descubrir tangibles claridades

en la verdad palpable del Madero,

en la acendrada esencia del contorno,

en las dulces estrías y en los huecos

donde quedó la sangre Redentora

de Cristo, al apoyar el brazo izquierdo.

 .

DESFILADERO DE LA HERMIDA

Cumbres impresionantes, escarpadas,

vigilan la angostura con empeño

y al adoptar tan noble desempeño

a su gesta de siglos van atadas.

 .

Su terreno arriscado es fiel adorno:

pico a pico, quebrado trecho a trecho,

conjunta tal poder que, por derecho,

mantiene la defensa del entorno.

 .

Todo es inmensidad, es sobresalto

creciente, fortaleza en desafío,

para quien llega indiferente, frío,

con los pies recamados del asfalto.

 .

RÉPLICA AL MARQUÉS DE LAS SERRANILLAS

“Mozuela de Bores

allá do la Lama”

púsote en amores.

 .

Pastora bravía,

pura como el prado

que nunca pisado

crece en gallardía

e guarda primores.

Pudorosa llama

non para amadores.

 .

Era muy fermosa,

discreta e consciente;

de alma transparente

como casta rosa.

De tales valores

“cual nunca vi dama

nin otra, señores”.

 .

Presto, sin demora,

dixo la beldad:

non quiero, en verdad,

el que aquí, agora,

en estos alcores

do brilla la Lama

me ofrezcais loores.

.

Mi buen caballero

“tiradvos afuera

dexad la vaquera

pasar el otero;

ca dos labradores”

me piden en Frama

entrambos pastores.

 .

Señores de Mendoza

e de Santillana,

id a otra fontana

que yo soy tan lega

en esas labores

que baño en mi flama

tan solo las flores.

 .

Y llegó el final

del simple suceso

“sin facer exceso”

porque fue cabal.

Lo afirman doctores

de cabe Espinama

e aldea de Bores.

.

RÉPLICA A LOS FALSOS “ENCOBRIDORES”

“Mozuela de Bores

allá do la Lama”

no cayó en amores.

 .

No mordió “el espino”

ni ofreció manzana

la pastora sana

de honrado destino.

No hubo “encobridores”

porque no hubo trama

de innobles favores.

 .

Lo afirma el otero

de viñas cuajado,

lo atestigua el prado

siempre tan sincero

y los labradores

que, viviendo en Frama,

son también pastores.

 .

Lo dicen las hoces,

el arado, el viento,

con profundo acento

de límpidas voces.

E todos, señores,

declaran su fama

e firmes pudores.

 .

Lo canta el Bullón

con rumor de fiesta

mientras la floresta

lo afirma en su son,

con nieve o calores,

que allá do la Lama

no hubo sinsabores.

 .

Lo dice la aldea

de viejas mansiones

en las ocasiones

que vive y hornea;

los alrededores,

el puente, “la rama”,

¡todos los alcores!

 .

Su querer entero

fue para el pastor

que, siendo el mayor,

era el más austero.

Casáronse en Bores

e cabe Espinama

cantaban las flores.