BESTIARIO POÉTICO

 

Comentario del libro:

.

Surge de la contemplación del mundo animal. Matilde se siente impelida a plasmar con palabras lo que obsevan sus ojos en el mundo animal y sorprende con este BESTIARIO. Este libro ha sido reeditado en Puerto Rico, para Institutos y Universidades.

.

El prólogo fue hecho por Benito Madariaga de la Campa, veterinario y miembro de la Institución Cultural de Cantabria.

.

La portada e ilustraciones interiores fueron realizadas por Juan Cagigal arquitecto y pintor de Santander.

.

ÁGUILA

Fuerte y abierta. Garfios extendidos

apuñalando el aire.

Un ceño que medita en la angostura;

alas, sobre la nieve circundante.

Soberana del reino de los vientos;

dueña de la extensión; mudable,

en lugares ignotos de la tierra.

Majestuosa. Solemne. Grave.

Rotundo su mirar de frente.

Amplia la envergadura de su sangre

que domina la cumbre más oscura;

la quebrada difícil y salvaje;

aquel pico escondido y silencioso

donde asienta su imperio, dominante.

.

ASNO

Se desata la fuerza en el silencio

para ser en tu piel constancia y roca;

dolor que se resigna;

pedernal reforzado en la costumbre.

Te rodea, te abraza un sentimiento

de virtud habitual;

de búsqueda cansina y filosófica;

de paciencia y vigor que se conjugan.

Sientes destellos vivos, que se cruzan

bajo tus plantas;

fresco verdoso y fijo

que te regala Dios a todas horas.

La sobriedad refuerza tus sentidos.

Vierte todo problema en la esperanza

y construye tu vida la cordura.

.

ARAÑA

Infinitud en un hilo.

Labor de ritmo y compás

con sutil arte de bruja.

Encaje gris sin aguja

-trazado de Satanás-

y ella, marioneta en vilo.

 .

Tejedora sin bullicio.

Expectante y contenida,

posa; aguarda su presa.

Prisionera por sorpresa

la víctima, reducida,

cae en el fino artificio.

.

BISONTE DE ALTAMIRA

Te hace rupestre la rupestre vida

que colora tu lomo; le dibuja

y le curva, potente, ante el ataque.

Vas a trote tendido; te desdoblas

y se desfleca tu embestida agreste,

de rocas y de sangre.

Es pintor vigoroso quien te sueña

y perfila tu forma:

esa inmortal y cóncava reliquia

entre nudos rocosos de “Altamira”.

Se ha quedado en el tiempo

el giro de tu testa abovedada

sobre un lecho invertido, donde posas

esa quietud salvaje y arrogante,

contemplando a los siglos boca abajo.

.

CABALLO

Equilibrio en la corveta.

Noble y ágil, su silueta

lleva don de majestad;

 .

un alarde comedido

de prestigio; un sentido

de domable voluntad;

 .

un podería de suerte

en lides de guerra y muerte;

un empuje primordial;

 .

una alzada, curva activa,

que sorprende y que cautiva

con plasticismo total.

.

HORMIGA

Vas transportando savia

hasta la hojas secas

y señalas caminos en su sombra.

Perfilas el sendero. Le repite

la firma voluntad

de tus menudos pasos.

No es sencillo el vivir,

que ocupa esas jornadas de fatiga

prendidas de tu aliento.

Nunca se mustiará

tu ritmo, silencioso sobre el polvo.