SU JUVENTUD

Cursó el Bachiller en el Instituto de Santa Clara de Santander. Destacó en Lengua y Literatura y supo apreciar la genialidad de su profesor Gerardo Diego, que prologará su primer libro VOCES. Su  amistad y mutua admiración, durará hasta su muerte.